Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si no aceptas las mismas, no podrás continuar navegando. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

Acepto

+ INFO

Universo Iberiza

La huella digital póstuma, o cómo mantenerse con vida en las redes sociales

Cada vez son más las plataformas de Social Media que pugnan por nuestros datos, datos que hoy día se mantienen en la red incluso después de pasar a mejor vida, esta huella digital “póstuma” se ha convertido en algo inevitable, y que cada vez más usuarios tratan de aprovechar para dejar mensajes a seguidores y seres queridos una vez han pasado a mejor vida.

Cada vez son más recurrentes las charlas en blogs y foros sobre la utilidad que se le puede dar a esta huella digital póstuma desde una última voluntad grabada en vídeo (Ya hay casos de famosos Youtubers que han hecho uso de esta cualidad), hasta blogs de despedida o stories de Instagram que recogen en fotografías los hitos más relevantes de la vida del finado. Este “legado digital” es algo que cada vez más usuarios de plantean en crear, dada la atemporalidad de las redes y el alcance que llegan a tener.

Gestionar el “legado”, los pioneros en la huella póstuma

James Norris, fundador de “Dead Social”, ha sido el pionero en crear una red específica para gestionar el legado digital póstumo, desde el cual podemos gestionar el uso futuro que se dará de nuestras cuentas en las redes sociales de las que seamos partícipes, los últimos mensajes y voluntades que queremos se publiquen una vez muramos, o incluso a quien se han de transferir dichas cuentas si deseamos hacerlo. Aunque en un principio se vió a su empresa como una creación con recelo, hoy en día son mayoría los usuarios que ven con buenos ojos su propuesta; y no sólo los usuarios, recientemente se ha creado la “Digital Legacy Association”, compañía dedicada a ayudar a profesionales de la salud, pacientes y cuidadores sobre cómo gestionar sus redes sociales y otros bienes de carácter digital, tanto en vida como una vez han fallecido.

También se han comenzado a crear multitud de foros y blogs con recomendaciones, consejos e información legal sobre nuestra vida en redes sociales y qué será de ella una vez muramos: a quién le pertenece nuestra información, si nuestra privacidad se mantendrá o cómo redactar nuestro testamento virtual.
En palabras del fundador de Dead Social a la BBC: “Al principio había mucho escepticismo, no había interés en el tema cuando lo lanzamos, pero ahora la gente está empezando a tener este tipo de conversaciones y a planificar qué pasará con su vida digital, incluso los gobiernos han comenzado a darse cuenta”.

Data protection

Por tanto, hoy en día nuestra huella digital póstuma no consta sólo de valor sentimental, sino que muchos de nuestros datos alcanzan un importante valor financiero que podremos transmitir a nuestros beneficiarios, por lo tanto ya no sólo dejaremos retratada nuestra mejor versión en la red, sino todo nuestro legado en la Red.